www.EnlacesUruguayos.com

2002 ~ 13 años difundiendo nuestras raíces ~ 2015


Eduardo Depauli

"Candelario"

Eduardo Depauli, un milagro de la radiotelefonía que logró colmar el Estadio Centenario.
Publicado originalmente el agosto 16, 2012 en La Galena del Sur.



Fue un verdadero milagro de nuestra radiotelefonía sin duda alguna y la mejor prueba de ello lo registra la tarde del 19 de diciembre de 1936, ni más ni menos que en el Estadio Centenario.

En esa jornada, Eduardo Depauli –el llamado “Frégoli del Éter” –hizo la hazaña de colmar con su convocatoria nuestro principal escenario deportivo, encabezando un espectáculo que tenía de todo, como en botica…

Desde fútbol y fuegos artificiales, hasta las estrellas del radioteatro, pasando por la actuación del conjunto de Elvino Vardaro, uno de cuyos bandoneonistas era un muchacho gordito y peinado a la gomina llamado Aníbal Troilo.

Un privilegiado testigo y fraternal compañero artístico de Depauli fue Miguel Angel Manzi, consagrado hombre del espectáculo –tanguero de alma- que cuando hablaba del “Frégoli del Éter” se emocionaba con toda razón:


 

Postal “souvenir” evocativo (colección Horacio Nigro, LGdS)


“Depauli nació el 28 de febrero de 1909, en pleno Carnaval, en un casona de la calle Arenal Grande y Cuñapirú, en el Barrio Reus.

De muy botija fue crack de la rayuela, la payana, la bolita, el balero, el rango, la escondida y cuanta cosa se cruzara que exigiera inteligencia y habilidad. La misma destreza la empleó para hacer la rabona cuando sus padres decidieron mandarlo a una escuela de barrio. A los doce años cambió la escuela por la calle y se inicia en el trajín diario, vendiendo caramelos en el “Parque Urbano”.

Ya de botija entonaba bien y mientras “pateaba” con un canastito –que lo aguantaba con una cinta que le rodeaba el cuello –se mandaba alguna canción. Siempre hay uno, el primero, que intuye a los grandes y le marca el camino, ese que después se hace andando, y ese uno fue un mozo de “La Vaquería”, la misma “Vaquería” que fue escenario de Tania y Libertad Lamarque y del negro Caruso, que también solía ser un excelente boxeador.Y aquel mozo le dijo a Depauli: “Dejá los caramelos, cantá y “tirá la manga”, que vas a hacer más “guita”.

Y así fue: cantó, ganó más “guita” y se comía los caramelos. De los cinco hermanos que tenía, uno de ellos vidriero, llamado Américo, lo reclamó para que aprendiera su oficio y estuviera junto a él. A Américo le gustaba la farándula y llevaba a Eduardo con él. Y Eduardo se encontró que iba andando por el camino que le gustaba. Era infaltable en las fiestas del barrio.”

LA TARDE INCREÍBLE

“Donde cantaba –recuerda Manzi- decía chistes y hacía imitaciones, preferentemente de tanos”. Así las cosas, ayudando a su hermano de día y esperando la noche para animar serenatas, llegó el año del centenario de nuestro Uruguay. Ese año sale el conjunto carnavalesco“Palán Palán”, cuyas hermosas canciones componía Adolfo Mondino con letras deVíctor Soliño. En este conjunto ingresó Depauli dando así el primer paso firme hacia la popularidad. Oficiaba de animador, cantor, imitador y todo con gran calidad. Se le esperaba en los barrios. En 1931 vuelve en los carnavales con “Palán Palán”. Hacen una presentación en Radio América, en aquel entonces en Colorado y Gral. Flores. Los dueños aprecian las grandes condiciones de Depauli le ofrecen un puesto de locutor, cosa que no le quedaba cómodo y eso lo llevó a crear el primer “boom” de la radiotelefonía, el “Consultorio Jocoso”, manejado por “Nicola Paparulo”.


“Pin” o escarapela de “Candelario”. (Colección: Horacio Nigro, LGdS)


Con este personaje en el aire se inicia como “Frégoli en el Éter” Y va largando con cautela el personaje más popular de todas sus creaciones “Candelario”.

Cumplido un ciclo en Radio América, pasa a CX42 Radio Rocci, con estudios en la calle 8 de Octubre, donde recibe el testimonio de su gran popularidad cuando festeja un aniversario de su personaje“Nicola Paparulo”: parada de tráfico, gran lío. Interviene la Policía y tiene que entrar al estudio por la parte de atrás de la radio. Sigue creando personajes:Pintos Cardeiro, “El Jilguero de las Tres Patas” (cantor), “Toto Cortafierro”. Pasa a Radio Carve y Radio Montevideo, que estaban juntas en 18 de Julio 928.

Vuelve a la Radio América, ahora en Colonia y Cuareim y entra a tallar el insigne poeta Ovidio Fernández Ríos, “Sarrasqueta”, y con él el personaje“Virundela” empieza a interpretar páginas de contenido filosófico, ganando así la totalidad de la audiencia. Luego Fernández Ríos extiende sus libretos y comienza a hacer comedias donde entran todos sus personajes del creador Depauli, colaborando en la parte femenina Rosita Miranda, más tarde primera actriz de la Comedia Nacional. Colaboró también la damita joven Nery Perey.


Eduardo Depauli y el escritor Ovidio Fernández Ríos, (“Sarrasqueta”), una dupla imbatible en la preferencia popular, aquí frente al micrófono de CX50 El Mundo.

En Radio América se gesta el espectáculo más grande de nuestra radiotelefonía, donde se encumbra un artista de muy humilde procedencia, en un escenario donde nadie jamás –hasta ahora- pudo repetir la hazaña: 70.000 personas o más en el Estadio Centenario, homenajeando a su artista predilecto.

Esto fue el sábado 19 de diciembre de 1936. El elenco que animó aquél espectáculo debe ser recordado por el valor de alguna de las figuras que actuaron. El programa se inició con la Vuelta Olímpica, encabezada por Depauli seguido de todo su elenco. Siguió un gran match de fútbol entre los componentes de los programas de Depauli y un team integrado por miembros de la Liga Profesional.¿Quiénes eran éstos?. Nada menos que Besusso, Morales y Cabrerita, Lirio Fernández, Mamberto y Camera y ¡ojo ahora! Santos Urdinarán, Grazzi, Lorenzo Fernández, Chirimino y Figueroa.




El cuadro que lo enfrentaba estaba compuesto por el elenco de Depauli, actuando de centrodelantero “Candelario”, que al final, pasándolos a todos, metió el único gol del partido. Arbitró Juan Ilaria.


Carnet del “Club de Admiradoras de Candelario” (colección Horacio Nigro, LGdS)
Aquí no terminó el espectáculo, pues actuóElvino Vardaro, con su Sexteto “Los Virtuosos del Tango”, estando en la fila de bandoneones Aníbal Troilo. El Sexteto había debutado en Radio América el día anterior al espectáculo, pero informados de la razón del mismo adhirieron a Depauli. Al cierre, fuegos artificiales, globos, palomas, bandas… y más de cien artistas. Después del espectáculo, uno de los dueños de la citada emisora le regaló un auto cero kilómetro a Depauli, en el cual desfiló por toda la cancha.”

Hasta aquí la narración de Manzi, rindiendo tributo a esa inolvidable figura del “Frégoli del Éter”, que marcara todo un luminoso capítulo en nuestra radiotelefonía.


Dibujo alegórico de la jornada del Estadio, publicada por “Cine Radio Actualidad” (Foto archivo Horacio Nigro]

Nota: artículo recopilado por Horacio Nigro.



Clip de la película “Radio Candelario”(Director: Rafael Jorge Abellá – 1939), producida por los estudios Cineson, protagonizada por el popular cómico radial de la época: Eduardo Depauli. “La película en sí no pasa de ser una serie de números musicales de dudosa categoría improvisados frente a la cámara, mientras que el
locutor-protagonista lucha por retener la propiedad de una “broadcasting”. Se apoyaba en actores y personajes de la radiotelefonía, para quienes el cine no era necesariamente un lenguaje y una forma de expresión diferente- Incluye en el reparto a las Hnas. Méndez, Miguel Ángel Manzi, entre otros.

 

Fuente:  Horacio Nigro Geolkiewsky y "La Galena del Sur"

https://lagalenadelsur.wordpress.com/2012/08/16/1936-eduardo-depauli-un-milagro-de-la-radiotelefonia-que-logro-colmar-el-estadio-centenario/


Fotografía familiar gentilmente cedida a Enlaces Uruguayos por Hebert Depauli (sobrino de Eduardo) y su esposa Sra. Sylvia Fossati


Regresar a Enlaces Uruguayos