www.EnlacesUruguayos.com

2002 ~ 13 años difundiendo nuestras raíces ~ 2015


La isla de flores y sus Memorias


Por Ricardo Dupont

Inadvertida a pesar de eslar a la vista de los

montevideanos, a tan sólo 17 millas del Puerto

de Montevideo, 10 millas del Banco Inglés y

apenas 6 millas de la costa se encuentra "La

Isla de Flores"

Formando parte del horizonte que uno mira

desde la Rambla, constituye un promontorio

de poco interés para la mayoría de sus

observadores. Sin embargo posee una "curiosa

crónica de su "Faro", que alumbra en la

historia antes que en el mar, que aprieta

codicias antes que tinieblas y libera enconos

primero que rutas".

Sus cimientos tocan las raices mismas de

nuestra historia en las postrimerías del

coloniaje, en las rivalidades existentes entre

las dos ciudades puertos del Río de la Piala

"Santa María de Buenos Aires" y el de "San

Felipe y Santiago de Montevideo".

"YO ME PREGUNTO, DE LA POBLACIÓN

DE MONTEVIDEO, CASI LA MITAD DEL

PAÍS" ¿CUANTOS LA CONOCEN O LA

HAN VISITADO?.

La Isla de Flores se encuentra cargada de

misterios e historias que hablan de esclavitud,

exilios, enfermedades, confinamientos, y

muertes. Condiciones todas ellas agrupadas en

una pequeñísima parte de territorio nacional.

*¿POR QUE ISLA DE FLORES?"

Como parte de la nomenclatura regional, el

nombre de Isla de Flores se maneja en base a

diferentes conjeturas.

Se dice que fue descubierta el día de "Pascua

Florida" y de ahí proviene su designación. Por

otro lado se dice que la descubrió un vigía de

la expedición de Juan Díaz de Solís de apellido

"Flores". Otros estiman su autoría a Sebastián

Gaboto, sorprendido por su vegetación en flor.

Por último, hay quienes afirman el mismo

hecho al navegante inglés John Constance

Davie.

"REMINISCENCIAS"

No hay árboles excepto algunos transparentes

que han crecido protegidos por las ruinas y

alguna palmera plantada en el siglo pasado.

Algunas formas escultóricas, muros de medio

metro de espesor, cumbreras de varias cuadras,

pabellones en ruina de algunos edificios

desgastados por el tiempo; en sus corredores

Mirando desde el muelle se observan las ruinas edilicias de la Estación de la Isla,

sobresaliendo al fondo entre ellas el Faro "Más caro del mundo"

Garibaldi estuvo después en ella,  en

1845, Rivera permaneció en la isla durante

cuatro días; pero su historia empieza bastante

antes. En 1.800 se construye en la Isla de

Flores un Lazareto para esclavos que

permanecen allí en cautiverio hasta el

momento de ser vendidos. En 1.807 se levanta

provisoriamente un hospital de campaña y en

forma estable un polvorín. Más tarde vendrán

el cuartel de la Comandancia Militar y la

Oficina de Correos y Telégrafos, una Estación

Sanitaria Marítima para los buques con

tripulaciones o pasajes enfermos.

CARACTERÍSTICAS DE LA

ISLA DE FLORES

La Isla de Flores ocupa una posición muy

cerca de Montevideo. Dista a casi 12 Km de la

interiores, aún se encuentran algunas tejas

españolas en el suelo.

La isla es de piedra y en la pleamar queda

dividida en tres islas. En su extremo NE

despide hacia el N una restinga de piedra de 1

Km. de largo. Al S de la isla pasa la ruta

obligada de entrada y salida hacia los puertos

del Plata.

PRIMERA ISLA

Es la principal y más. al SW de ellas, cuenta

con las ruinas edilicias de la antigua "Estación

Sanitaria" que sirviera de cuarentena a los

buques, el "Cuartel de la Comandancia Militar

", la oficina de "Correos y Telégrafos".

En la parte más alta de la misma y cerca de su

extremo SW se levanta el "Faro de la isla de

Flores" punto de recalada importante en la

náulica del área. Construido en 1828 es una

edificación típicamente lusitana de principios

del siglo XIX.

En 1817 habiendo naufragado en el banco

inglés la sumaca "luana" y posteriormente la

"Piñao" con más de 50 personas a bordo dio

lugar a promover la construcción del faro cuya

linterna fue encendida el 1" de enero de 1828-

Al costado del mismo se encuentran las

edificaciones donde habita actualmente el

personal de la Armada encargado del

funcionamiento y mantenimiento del faro,

perteneciente al Servicio de Iluminación y

Balizamiento (S.E.R.B.A.).

Al N del faro existe un muelle de

manpostería, apto para atracar con

embarcaciones de 1.80 a 2.40 mts. de calado.

La segunda isla esta unida con la primera por

los restos de un pequeño puente de material

cubierto por musgo y conchilas de fósiles

marinos. En ella se encuentran aún las ruinas

de los pabellones para la asistencia de

enfermedades infecto-contagiosas durante la

cuarentena.

TERCERA ISLA:

En la tercera isla se encuentra la torre semi

destruida del •'crematorio" y el "cementerio".

Está unida a la segunda por un arrecife que se

cubre cuando la marea sube; en el mismo

quedan los restos del viejo riel por el que

transitaba la furgoneta con los cuerpos

afectados por la "fiebre amarilla" o la

"viruela" que venían a bordo de los buques.

HISTORIA DEL FARO DE LA

ISLA DE FLORES

Antiguamente no era fácil la navegación del

Plata; es posible imaginar, lo que habría sido;

en los siglos XVI, XVII y XVIII frente a los

imperfectos conocimientos geográficos e

hidrográficos de naves menguadas en

características de navegabilidad y maniobra,

falta de balizamiento y poca eficacia en los

posibles auxilios.

La recalada de Montevideo preocupaba más

que la travesía oceánica a aquellos intrépidos

navegantes, justificando los nombres

populares de "Traga barcos" dado al Banco

Inglés, o " Infierno de los marinos" al Plata, y

los clamores del comercio y navegación en

general, porque se dotase de alguna seguridad

a la temida ruta marítima.

Las primas de seguros según "Lobo y

Riudavets" eran iguales para navegar por las

aguas del Río de la Plata a las que pagaban en

Europa a su embocadura, teniéndose por

milagrosa su navegación.

Uno de los accidentes más temidos era el

Banco Inglés, situado a 10 millas al SE, de la

Isla de Flores, no ocultándose a los navegantes

que una baliza colocada en ésta, podría

orientar la derrota en forma de escapar al

peligro aquél.

La primera baliza de dicha isla y del Plata,

según algunos historiadores fue el farol de

popa de la fragata española de guerra "Nuestra

Señora de Loreto", perdida en la Punta San

José, en mayo de 1792, luz que en 1798 seria

trasladada al Ceno de Montevideo, sufriendo

mil vicisitudes hasta que se estableció una en

la isla y otra en el cerro.

Sea como fuere, lo cierto es que los años

pasaban sin que se ofreciese a la navegación

medios de seguridad, aumentando los

naufragios con la intensificación del tráfico

marítimo producido como consecuencia de las

disposiciones reales sobre franquicias al

comercio otorgadas desde 1764 en adelante.

Debió pasar el largo período de dominio

hispánico, para que los reclamos frecuentes de

marinos y comerciantes en pro de la

instalación de un faro en la Isla de Flores,

encontrara eco durante la dominación

portuguesa, en la ambición de un hombre y en

el esfuerzo de otro inspirado de su necesidad.

Fueron ellos respectivamente el Generalísimo

Lecor y el Prior cisplatino Lucas José Obes

Alvarez.

H. Martínez Montero en su libro "El Faro de la

Isla de Flores" relata:

... Haciendo un poco de historia, el 20 de enero

de 1817, por "la puerta del Norte", entraban

las tropas portuguesas a Montevideo: el

Síndico Procurador del sometido Cabildo

entregaba las llaves de la ciudad al

generalísimo Lecor, que, bajo palio era

conducido a la Matriz. Al dia siguiente, el

Barón de la Laguna comenzaba a ajustar su

conducta a las instruciones que le dictara el

Marqués de Aguiar y sobre todo, a la ambición

portuguesa de siglo y medio para dar el Rio de

la Plata como límite sur a la posesión colonial

de la corona.

La inteligencia de Lecor iba a encontrar pronto

la forma de justificar su conquista. Sin

considerar los pretextos invocados para la

ocupación de la Banda Oriental- merced a su

hábil política que hacía aparecer toda iniciativa

suya como inspiración espontánea de las

autoridades sometidas. Y el pretexto esta vez,

sería aquel faro que no construyeron los

españoles. ¡Cara indecisión!.

El costo del faro debía ser atendido con las

rentas de las Aduanas de Montevideo y Colonia.

Y como ellas no alcanzaran a solventar los

gastos, por la totalidad de la obra, el Prior elevó

al generalísimo un plan de arbitrios

extraordinarios que el Cabildo desaprobando en

su mayor parte, permitió el ignominioso pacto

llevado a efecto poco más tarde, por el que se

CEDÍAN 4.000 LEGUAS DE TERRITORIO a

cambio del FARO que el Consulado buscaba

levantar con recursos de la Provincia.

El 30 de enero de 1819 se firmaba el primer

documento del TRATADO DE LA FAROLA,

y la Isla de Flores obtenía así un Faro. Se

convertiría en el " Faro más caro del mundo ".

Puesto que el gobierno español que jaquea a

Artigas en lo que serán sus últimas

actuaciones, no tiene fondos, se lo prestarán

sus vecinos más ricos. A cambio de la

construcción del " farol" en la Isla de Flores,

se firma el Tratado por el que se cambia la

línea divisoria entre las capitanías de

Montevideo y la de Rio Grande de San Pedro

do Sud.

El nuevo limite empezará "una legua al SE del

Fuerte de Santa Teresa, en la margen

occidentai de la Laguna Merín y siguiendo

rumbo NW hasta la desembocadura del

Arapey en el Rio Uruguay

En la confundida España, se maneja el dato

que ha sido enarbolado iniernamente: "el

trueque de una pequeña parte de la frontera de

corto valor a cambio de la financiación de una

obra sin cuyo establecimiento no puede

prosperar el comercio del Río de la Plata ".

El mismo informe figuraba en la propuesta al

Barón de la Laguna, como : la adquisición de

"preciosos campos".

Mientras la resistencia oriental peleaba en esos

mismos campos, el Cabildo de Montevideo

llevaba a cabo la OPERACIÓN.

El verdadero alcance del '• Tratado " quedaba

en realidad fuera de cualquier adjetivación.

POR UN FARO EN LA ISLA DE FLORES.

EL CABILDO DE MONTEVIDEO

ENTREGO LAS MISIONES ORIENTALES

Y OTRO SECTOR DE RIO GRANDE. En

dimensiones lo que se regaló fue una

superficie mayor a la mitad del territorio

oriental.

Y en realidad no se perdió más. porque por un

Pacto de Reincorporación que graciosamente

accedió firmar el Brasil en 1821, se le

devolvió a la Banda Orienta!, el Departamento

de Artigas que había cedido liberalmente en el

"Tratado de la Farola". Como parecía que

renunciar al Tratado de San Ildefonso era

poco, se sumó el Departamento de Artigas a

las Misiones.

ESTACIÓN DE LA ISLA DE FLORES

La Estación comprendía a todos los edificios

Parte del Alhojamiento de Pasajeros que cumplían los

Tratamientos Sanitarios en la Isla

 La 2* Isla mostrando un aspecto punta del

Lazarclo y la Estación Sanitaria, hoy abandonada a la

acción del salitre y el tiempo

de la guardia militar, farmacia, correo y

telégrafo, semáforo, frigorífico y dependencias

sanitarias con un servicio de agua potable y luz

eléctrica extendido a todo el establecimiento.

En la Isla de Flores estaba destinada una

"Estación Sanitaria" como Lazareto Marítimo

que disponía de un Departamento de

Desinfección.

El mismo fue construido en el año 1888, para

cumplir los tratamientos sanitarios que fueran

establecidos en la Convención de Río de

Janeiro de 1887, con la navegación que

arribaba a los puertos de la República.

Este desinfectorio estaba ubicado a poca

distancia del muelle de desembarco de la Isla.

Se podía aseverar que tenía todas las

condiciones propias de un desinfectorio

moderno para la época.

LA ISLA DE FLORES

EN LA ACTUALIDAD

Como decíamos al principio, en la actualidad

es un montón de ruinas, cinceladas por la sal y

el viento, encerrando un capítulo de olvido.

Sus interminables terrazas y las almenas de los

viejos edificios, realzan la belleza del lugar,

conmovedor por su antigua historia.

Tenía además, una amplia cámara química,

para la desinfección de ropas, objetos de uso y

equipajes.

Los equipajes de los pasajeros llegaban

directamente al Desinfectorio por medio de

una vía férrea que partía del muelle hasta la

entrada del Salón de Desinfección. Una vez

culminadas las desinfecciones eran trasladados

a un depósito y luego retirados por los

pasajeros.

ESTACIÓN SANITARIA

La Estacion Sanitaria de la Isla de Flores y

todas sus dependencias, eran mantenidas

prontas para actuar en cualquier momento.

Las gaviotas comparten la isla con la enorme

cantidad de conejos que alguien llevó una vez

y se reproducen cada vez más.

Día y noche su Faro contribuye a la seguridad

de la navegación a lo largo de nuestra costa,

integrado a la red de Faros, Radiofaros y otros

elementos de ayuda a la náutica en un área de

navegación restringida y peligrosa como el Rio

de la Plata.

Quien piensa sólo en la Isla de Flores como un

promontorio en el horizonte, no ha advertido

aún el papel que la misma ha jugado en la

historia ni visualiza su posible relevancia en el

futuro inmediato.

Uruguay con la puesta en práctica de una serie

de proyectos e iniciativas de corte

sub-regional, se está convirtiendo en un vértice

del proceso que tiene en la conformación del

Mercado Común del Sur (MERCOSUR) uno

de sus puntos más altos.


    Regresar a Enlaces Uruguayos